martes, 30 de abril de 2013

Hermes te hace un Review XVIII: Bioshock Infinite


Cuando me dijeron hace ya casi dos años que tenían pensado sacar un nuevo Bioshock, yo pensé ¿Pero no estaba todo ya resuelto en el segundo Bioshock?, ¿Acaso esto no terminaba con el rescate de Eleanor y la destrucción de la distópica ciudad submarina de Rapture?; pero para mi asombro, cuando vi el primer trailer promocional vi la jugada maestra de Irrational Games, Bioshock Infinity colocaría una nueva ciudad en las nubes, Columbia, y una nueva serie de eventos sobre los que girara el juego.
Así pues, tras mucho esperar, por fin, vamos a hacer una revisión de este juegazo que ha ganado elogios y criticas muy positivas por todo el mundo.

DE LAS PROFUNDIDADES ABISALES HASTA LAS INFINITAS ALTURAS
Nuestra historia comienza con el personaje de Booker DeWitt, un detective de la agencia de detectives Pinkerton el cual recibe una misión, encontrar a una chica llamada Elizabeth que esta cautiva en una ciudad llamada Columbia, la cual es una ciudad flotante, sobre las nubes, y que por alguna razón sigue anclada a finales del Siglo XIX, viviendo una especie de utopía donde todo es happy y maravilloso, donde tienen caballos robotizados, guardias en las calles, los niños cantan y bailan, todos bajo la sombra de un personaje, una especie de líder espiritual de nombre Zachary Hale Comstock y de su hija, una supuesta mesías con un don divino, Booker DeWitt descubrirá que en Columbia no todo es tan bonito ni tan de ensueño como se comenta (de hecho en algunos puntos os adelanto que hacen que Silent Hill parezca Disneylandia).

Ante nosotros tenemos una obra maestra, sinceramente, va a ser muy complicado superar el listón si algún día se les ocurre sacar un hipotético Bioshock 4; la ambientación y el apartado gráfico son increíbles, casi parece que por un momento te va a salir Chaplin o Buster Keaton, la ciudad de Columbia así como sus calles y su arquitectura se ven autenticas como sacadas de Estados Unidos a finales del Siglo XIX, ademas la mezcla del estilo "de época" con un steampunk es muy vistoso y muy original, el apartado dedicado a la imagineria de armas, uniformes, vehículos e ingenios robóticos esta muy conseguido (sobre todo porque han colado uniformes del Ku Kux Klan sin que la peña se de cuenta)   
La jugabilidad es increíble, una pasada, la acción es muy buena, y si bien aquí  como en sus predecesores también hay Plasmidos (ahora con el nombre de Vigores) no es necesario utilizarlos siempre en combate dejando mas a tu habilidad con las armas y la puntería, ademas, tenemos los viajes con los rieles los cuales no solo me parece un método muy original de viajar por la ciudad, si no que añade mas dinamismo al combate y añade mucha mas estrategia, como por ejemplo escapar de una zona donde haya muchos enemigos o llegar a una zona mas alta para utilizar por ejemplo un lanza-granadas o un rifle de francotirador Al igual que en los Bioshock anteriores también puedes registrar bolsas, cajones, cadáveres enemigos y demás mobiliario para conseguir comida, munición y dinero que en las tiendas puede usarse para adquirir mejoras de las armas, mejoras de los Vigores o incluso mas munición.

Ahora viene "lo malo" del juego o no lo malo, simplemente lo que no ha terminado de gustarme; por un lado es la duración del juego; es muy corto tan corto que afinando mucho en dos o tres tardes te lo has acabado, me han asegurado que jugando en modo difícil es mucho mas jodido y por tanto quizás mas largo.
Otro tema que lo veo muy desaprovechado es que el juego es demasiado lineal, hay pocas opciones a volver a zonas del juego que ya hemos visitado, las hay, pero son momentos muy muy escasos.
El ultimo punto esta relacionado con "Songbird" el que al principio se vendió como uno de los enemigos recurrentes del juego como lo fueron los temidos Big Daddy´s en Bioshock 1 y 2 que te los encontrabas repartidos por todas partes y tenias que pelear con ellos la mayoría de las veces, aquí sin embargo a Songbird te lo encuentras muy pocas veces y casi no interactúas con el, por lo tanto, me pareció un punto muy bajo en contra del juego   
A pesar de todo, tengo que decir que tanto el diseño, como el aspecto y la animación de la criatura me encantan, lo único que lamento es que lo utilizasen un poco mas.    

Pero, quitando todas estas pequeñas cosas, lo único que me queda por decir es que el juego es una pasada, no solo por la jugabilidad o por la ambientación o gráficos si no por la historia, una historia que te atrapa y que te deja atado a la pantalla del ordenador hasta el final; un final que te dejara completamente helado y que te hará pensar, algo que desgraciadamente no se ve demasiado en otros juegos, muchas gracias.                 

1 comentario:

Anónimo dijo...

esta en futuribles . jejej