domingo, 18 de noviembre de 2012

Hermes te hace un Analisis XI; Jack the giant killer, 1962

Primera incongruencia de marketing: en el póster aparece un dragón, no un gigante.


El nombre de Ray Harryhausen siempre ha sido sinónimo de calidad, todas las películas donde el ha participado, desde la película original de King Kong de 1933 hasta Choque de Titanes original de 1981 este hombre ha dado vida con sus propias manos a una gran cantidad de monstruos y animales fantásticos que hicieron las delicias de la siguiente generación de cineastas. Desde  el pulpo gigante de Surgió del fondo del mar (1955), hasta el espectacular gigante de bronce en Jason y los Argonautas (1963), pasando por la fauna fantástica de El Viaje Fantástico de Simbad (1973), este hombre ha convertido en oro todo lo que toca como la leyenda del rey Midas, y sus películas han pasado al gran imaginario del cine de culto de la fantasía y de las aventuras.
A pesar de que podría tirarme horas y horas hablando de la figura de Ray Harryhausen, me gustaría centrarme en algunas personas que en la década de los años 60 decidieron embarcarse en una película del estilo de Harryhausen, sin ser Harryhausen, que es de lo que hemos venido a hablar hoy, de esta película de dirigida por Nathan Juran llamada Jack el Matagigantes.

LO MAS CUTRE EN FANTASCOPE Y TECHNICOLOR
Lo primero que podemos comprobar en este film es que mantenemos el estilo colorido y limpio de otras películas de la Edad Media creadas en Hollywood como el Robin Hood de Errol Flynn o la película de "El Halcón y la Flecha" de Burt Lancaster, todo al estilo con colores vivos, muchos estandartes y todo con una estética muy de cuento de hadas.
La historia nos introduce en la Cornualles del Medievo, donde un malvado hechicero llamado Pendragón  con el titulo de Príncipe Oscuro de los gigantes, brujas y trasgos aterroriza el reino de Cornualles, los cuales no tienen otra cosa mejor que hacer que celebrar que a la princesa interpretada por Judi Meredith pues ya es mujer y ya es mayor de edad, momento en el que el hechicero, disfrazado de un noble extranjero viene a traerle un regalo, por supuesto, NADIE y repito NADIE repara que es el mago malvado disfrazado, que no se le ocurre otra cosa que preparar una trampa a la princesa, sacando una especie de marioneta con forma de bufón que resulta ser un gigante disfrazado, por supuesto, para hacer al gigante utilizaron la técnica stop motion del señor Harryhausen, pero tan cutre en el diseño como en el montaje, que cantaba a la legua que era un muñeco de plastilina...

                   
De hecho el montaje esta fatalmente hecho, porque en esta captura de pantalla, los soldados a caballo se notan a la legua que están golpeando a la nada y la mano del gigante fue colocada después en el montaje, dando una impresión cutre, muy cutre.
Bueno el caso es que la princesa es salvada del raptor gigante por un joven granjero llamado Jack es el que al final logra con algo de maña matar al gigante, rescatando a la princesa Elaine, la cual se enamora del aguerrido granjero, el rey decide no solo concederle la mano a su hija si no también nombrarlo caballero, a eso lo llamo día de suerte.
El caso es que al final Elanie y Jack deciden marcharse fuera de Cornualles mientras el rey decide buscar la manera de castigar a Pendragón por su atrevimiento, pero da el caso de que dentro de la corte, el ama de llaves es una espía del brujo (salvavidas argumental) y le manda un mensaje por cuervo-valija al malo el cual decide lanzar su ofensiva contra el barco donde huyen los dos enamorados, y aquí es donde empiezan las verdaderas p****s, ya que Pendragón decide pasar al ataque, y no solo un ataque hacia los protagonistas, si no también hacia los espectadores, porque de pronto el ambiente se vuelve de un color violeta malsano y los... ¿monstruos? que parecen sacados de una versión muy muy "vintage" de los Power Rangers, pero que le han añadido unos efectos de aura  de color azul chillón que destroza las retinas nada mas verlos.

Y no os creáis que la escena es corta, no, la escena casi dura cuatro minutos.

Después de que los monstruos se llevan a la princesa y matan al capitán del barco y a unos cuantos epilépticos de entre el publico, el resto de marineros se amotinan y arrojan a Jack y al joven hijo del capitán por la borda (WTF) solo para ser rescatados por un vikingo que pasaba por allí  en un rudimentario catamarán (Doble WTF) y que esta acompañado de un pequeño duende llamado Diaboltin que tiene unas monedas mágicas (Triple WTF) y que esta "improvisada" compañía de aventureros de mete de lleno a salvar a la princesa Elaine...
 Los que hayan vivido mi época entenderán la referencia y porque pongo aquí este mapa.

El caso es que las rarezas no terminan aquí, el caso es que el vikingo le da a Jack una espada de esas de plástico que se compran en la tienda de los chinos, y el malo decide poner su primer obstáculo  que son un grupo de guerreros armados ¿como los derrota? si encima el tío es un negado con la espada, fácil, con la magia del duende convierte la espada en un látigo y con eso derrota a los guardianes.

Tras esta evocación al futuro de lo que sera la gran saga del Castlevania seguimos con este mar de despropositos; Jack entra en el castillo, solo para descubrir que el mago es muy poderoso y tras convertir al vikingo en un perro y al hijo del malogrado capitán en un mono, descubrimos con horror que la princesa Elanie es realmente...

¡Ostia puta!, la abuela de Lady Gaga, bueno venga, no es la abuela de Lady Gaga, pero el caso es que le han lavado el cerebro y ahora es mala, pero solo durante un breve tiempo que necesita nuestro héroe en destruir el maleficio que la tenia controlada, entonces empieza una huida desesperada por la playa mientras que Pendragón cabreado de veras decide lanzar su arma secreta, un gigante de dos cabezas, joder, el segundo gigante que sale en toda la película, pero este no lo mata Jack si no el duende que utiliza otra de sus monedas mágicas para invocar un monstruo mitad dragón  mitad pulpo, mitad estrella de mar, un bicho tan cutre, que me niego a sacar un "pantallazo" para que lo veáis, el caso es que el pulpodragon se enfrenta con el gigante de dos cabezas al estilo Godzilla y lo mata, para mayor cabreo del mago oscuro el cual le entra una mala leche por el cuerpo  y se convierte en un dragón, y lucha contra Jack en una pelea final medio pasable, con la muerte del dragón el castillo explota en una deflagración de chirriantes colores que hace que uno se lleve las manos a los ojos y finalmente con el duende marchándose en un arcoiris en otro montaje patético  termina este bodrio de película que para ser de los años 60 me parecio horrible, lo unico bueno fue que al año siguiente Ray Harryhausen produciría la cinta de Jason y los Argonautas y esta película quedaría olvidada ante la gran calidad mencionada antes por el maestro Harryhausen, gracias por leerme y hasta la próxima semana, pero antes de acabar tengo una duda a ver si alguien me la resuelve:
¿Porque se llama Jack el Matagigantes si solo aparecen dos gigantes en toda la película  y encima uno no lo mata el protagonista?

No hay comentarios: